1. Adquirir paneles

Adquirir paneles

Adquirir los paneles necesarios para el área total a revestir.

2. Medir el área a revestir

Medir el área a revestir

Medir la superficie sobre la que se realizará la instalación y calcular las piezas a cortar.

3. Cortar los paneles

Cortar los paneles

Cortar los paneles con una caladora con hoja de sierra para fibra/poliéster, o con una radial con disco de diamante.

4. Colocar los paneles

Colocar los paneles

Sobreponer el panel a la superficie y taladrar (sólo en juntas, no en ladrillos) con una broca de 6mm.

5. Fijar los paneles

Fijar los paneles

Fijar el panel utilizando preferiblemente tornillos con taco incorporado, con un golpe seco. Cada panel precisa de 15 a 20 tornillos.

6. Preparar el mastic

Preparar el mastic

Preparar el Mastic añadiéndole un 1%-2% de su peso máximo en Acelerador. Remover la mezcla.
En caso de utilizar masilla en polvo y no mastic añadiremos agua al polvo en una proporción del 25%.

7. Rellenar las juntas

Rellenar las juntas

La espátula de laurel es la herramienta ideal para rellenar las juntas y camuflar las cabezas de los tornillos con el Mastic.

8. Texturizar el Mastic

Texturizar el mastic

Texturizar el Mastic con pequeños toques, no con pinceladas. Usar una paletina plana o pincel del nº01, que se debe limpiar a medida que se vaya impregnando de Mastic.

9. Evitar goteos de pintura

Evitar goteos de pintura

Cuando el Mastic esté seco pintar con el color Mastic descargando el pincel en un trapo para evitar posibles goteos.

10. Aplicar la pintura

Aplicar la pintura

Pintar ladrillos y juntas con el color correspondiente, que variará en función del tipo de panel.

11. Matizar los colores

Matizar los colores

Con el objetivo de integrar al máximo los colores, matizar con un trapo el resultado frotando suavemente la superficie.

12. Trabajo terminado

Trabajo terminado

La pared está terminada. ¡El resultado es impecable!